AMATA: Nueva tecnología en construcción

Edificio AMATA: nueva tecnología para uso de madera en alturas

La tecnología avanza y junto con ella la construcción. Frecuentemente llamada capital del acero y del hormigón, la ciudad de São Paulo pronto se tendrá un edificio totalmente hecho de madera brasileña, 100% certificado tanto por su origen como por su trayectoria. La iniciativa provino de AMATA, una empresa brasileña de manejo forestal. El proyecto está firmado por la empresa Triptyque Architecture y se construirá en un terreno de 1.025 m2 en el barrio de Vila Madalena. El área total será de 4.700 m2. Basado en un concepto de uso mixto y 13 pisos, el proyecto permite muchos diferentes usos funcionales tales como coworking, coliving y restaurante. Son espacios comunes y privados que interactúan con la ciudad donde uno puede vivir en sintonía con una nueva conciencia ambiental.

“Los edificios enmarcados en madera son una solución eficiente y pueden servir como impulso para un cambio en la conciencia ambiental de nuestras sociedades porque, al reemplazar recursos no renovables con materias primas naturales, también ayudamos a crear una cadena de producción más limpia y añadimos valor para los bosques certificados. Esto puede reducir la presión para la deforestación”, dice Dario Guarita Neto, cofundador y ceo de AMATA.

Cada m3 de madera reforestada absorbe una tonelada métrica de CO2 atmosférico del medio ambiente, ayudando a cumplir la propuesta firmada por Brasil durante la 21ª Conferencia sobre el Clima (COP 21), en París, en diciembre de 2015, prometiendo replantar 12 millones de hectáreas de bosques y reducir en un 43% las emisiones de gases de efecto invernadero hasta el año 2030. Esta es una de las soluciones para ayudar a resolver el problema de larga data con la industria de la construcción que hoy en día es responsable de casi la mitad de las emisiones de carbono del mundo.

La estructura del Edificio AMATA estará hecha de CLT, un producto de alta tecnología hecho de múltiples capas de madera maciza colocadas en dos diferentes direcciones. Una vez conformados, se convierten en paneles que pueden ser utilizados como estructura para edificios altos, con el pleno aprovechamiento de las propiedades estructurales de la madera. Cada 40 horas los bosques de AMATA crecen en una cantidad equivalente a un edificio de 10 pisos.

Edificio AMATA

El Edificio AMATA aporta soluciones innovadoras no sólo por el material, la madera, sino también por su diseño, menor tiempo de construcción, durabilidad y posibilidades arquitectónicas.

El edificio es la naturalización de la arquitectura puesta en práctica, ofreciendo una experiencia sensorial total, la metáfora de un bosque urbano habitable, la madera visible e invisible, el uso de la vegetación así como del paisaje. Con su silueta escalonada, se fundirá perfectamente con la topografía desigual de Vila Madalena, creando un punto arquitectónico interesante para ser visitado. El edificio de madera representa la semilla de un nuevo paradigma de construcción inagotable.

 

Fuente: DConstrucción

Saul Ameliach Orta

Saúl Ameliach nació en Valencia Estado Carabobo - Venezuela el 19 de marzo De 1968, específicamente en la parroquia San José. Toda su infancia y adolescencia transcurrió en esta ciudad, donde realizó sus estudios de primaria y secundaria en el Colegio Don Bosco de Valencia. Saúl Ameliach a los 17 años entró a la Universidad Tecnológica del Centro (UNITEC) ubicada en la ciudad de Guacara en el estado Carabobo, allí obtuvo en el año 1988 el título de Técnico Superior en Información y luego dos años mas tardes a la edad de 22 años alcanzó el título de Ingeniero en Información. Realizó un postgrado en la Universidad Santa María, donde obtuvo el título de especialista en finanzas en el año 1994.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *