Herramientas y máquinas en la construcción

La fuerza humana es insuficiente para manejar los materiales de construcción. Es necesario utilizar herramientas, útiles, máquinas y fuentes de energía, a continuación se identificar las herramientas y materiales  más relevantes e importante en este importante tema: la construcción.

El conocimiento de los materiales y elementos prefabricados para la construcción permite a los distintos especialistas su colocación en la obra, ayudándose para tal fin de las herramientas y útiles adecuados.

Cada uno de los especialistas que intervienen en una obra utiliza herramientas y útiles adecuados. Las herramientas de construcción son las específicas del albañil. Según su uso se pueden clasificar en: herramientas para movimientos de tierra, herramientas de percusión y corte, herramientas para medir y alinear, herramientas de amasado y herramientas de uso común.

Algunos ejemplos de clases de herramientas y su utilización.

Para movimientos de tierras: se emplean para preparar el terreno y para transportar, entre ellos están: palas, picos, azadas, carretillas.

De percusión y corte: se utilizan para demoler y cortar o romper materiales; por ejemplo: cincel, puntero, martillo, maza.

Para medir y alinear: se usan en el trazado de líneas, medidas de longitudes, niveles y ángulos; por ejemplo: escuadra, plomada, nivel, regla.

De amasado: se utilizan en el manejo de morteros, desde su amasado hasta su puesta en obra; como ser: pastera, caldereta, paleta, paletín, llana, fratás, criba.

De uso común: manipulación de una gran variedad de materiales y operaciones de albañilería, entre ellos tenemos: martillos de carpintero, serruchos y sierras, alicates, limas y escofinas.

Es importante saber que además de las herramientas, el útil más comúnmente empleado es el andamio. Los andamios son plataformas elevadas, descolgadas, utilizadas para trabajar en techos o fachadas. Por otra parte, las máquinas para la construcción funcionan básicamente gracias a los motores de combustión. La energía producida por dichos motores puede aprovecharse en forma de energía mecánica, energía eléctrica o energía neumática.

Energía mecánica: la maquinaria pesada de construcción está provista de motores capaces de hacer funcionar palas y retroexcavadoras para movimientos de tierras, camiones y hormigoneras.

Energía eléctrica: los motores también alimentan a los grupos electrógenos. Estos últimos suministran energía eléctrica con la que se alimentan los motores de grúas pequeñas, máquinas radiales y compresores.

-Energía neumática: a su vez, los compresores generan una presión de aire que mueve diversas máquinas, como martillos, neumáticos, vibradores y apisonadoras.

 

FUENTE:  www.abc.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *