El PVC nueva tecnología en la construcción

Saul Ameliach nos habla del PVC…

El mundo avanza y una prueba de ello es la tecnología. Lo vemos en Internet, los smartphones, las redes sociales, cables inalámbricos. Hace una década ya estábamos muy avanzados en cuanto a tecnología, pero el ritmo crece imparable, hasta que nos quedamos obsoletos fácilmente y si el mundo de las nuevas tecnologías sigue un curso estrepitoso, no podemos olvidar otro tipo de innovaciones, tecnologías que surgen para llevar una vida mejor, para poder mejorar en el desarrollo de las ciudades y en nuestra calidad de vida. Y como en todos los sectores, el de la construcción también avanza en tecnología y para entenderlo, hemos de hablar del PVC.

¿Qué es el PVC?

El policluro de vinilo, más conocido como PVC es un plástico que deriva del cloruro de sodio y del gas natural o del petróleo, e incluyen cloro, hidrógeno y carbono. En su origen el PVC es un polvo blanco, que después se puede emplear de múltiples maneras haciendo objetos flexibles o rígidos, tras la polimerización del mismo. Una característica que destaca en el PVC es que resulta termoplástico, lo que quiere decir que se puede moldear con facilidad cuando se somete al calor y al enfriarse recupera su forma sólida anterior.

Los derivados del petróleo y la industria de la petroquímica juegan un factor fundamental en el desarrollo de los países, de modo que el PVC ha revolucionado por completo la historia de la construcción, con proyectos esperanzadores en aras de un crecimiento a la par de las ciudades y con una mayor sostenibilidad.

El PVC en la construcción

Saúl Ameliach, ingeniero de la información en Venezuela y experto asesor en petroquímica conoce bien las ventajas que el PVC ha supuesto en el mundo de la construcción.

Gracias al PVC y a este proyecto, se construyeron una gran cantidad de viviendas con la ventaja de ser construidas con gran rapidez, y, además, no tienen que ser pintadas ni mantenidas ya que el mantenimiento para el PVC es nulo. También es una importante ventaja la alta resistencia que presenta este material, con el que además se pueden realizar una gran cantidad de accesorios como puertas, ventanas, techos o cerramientos y elementos de decoración como maceteros.

El PVC es un material que se está poniendo de moda en todo el mundo, pero el proyecto supuso un antes y un después ya que en Venezuela se están construyendo numerosas viviendas, y, en un país petrolífero, supone un gran paso para el desarrollo del mismo, otro gran proyecto relacionado con el PVC está comenzando a despertar en este tiempo, y se trata de las llamadas carreteras de plástico. Es un plan revolucionario que supone una gran cantidad de ventajas

Por un lado y principalmente podemos hablar del ahorro de tiempo que supone la construcción de carreteras de plástico en lugar de asfalto. Si tenemos en cuenta que uno de los problemas actuales de las infraestructuras de las ciudades es la imposibilidad de crecer al mismo ritmo que crecen estas, es importante contar con un material que permite ahorrar el tiempo de construcción. Con plástico se pueden crear los tramos de carretera en una fábrica, para transportarlos más tarde, con lo que el coste de la instalación quedaría ahorrado, por no hablar de los días en los que las inclemencias meteorológicas no nos dejaran trabajar. A la hora de sustituir por daños también sería más sencillo, ya que se sustituiría solo un tramo, al estar construidas como un puzle.

La sostenibilidad es una de las ventajas que más ha llamado la atención en este proyecto, que se define como un proyecto comprometido con el medio ambiente, y es que, al usar plástico reciclado todo el proceso resultaría más ecológico que la construcción con asfalto. Se trataría de recoger los residuos de plástico que actualmente se encuentran en océanos y reciclarlos para la realización de las carreteras. No hace falta mencionar la importancia que hoy en día tiene, contar con iniciativas que estén en consonancia con el cuidado de nuestro planeta.

La ligereza también es un punto a favor del material, así como el uso que se puede dar al interior de las carreteras, ya que, al ser hueco, se podrá utilizar como canal o para cableado.

En Holanda se ha planeado para finales de 2017 la construcción de la primera carretera con plástico reciclado, tras un acuerdo llegado por las empresas VolkerWessels, subsidiaria de KWS, y Total. Se trata de una iniciativa sostenible, que se prevé que tenga una vida más larga que el asfalto y con mayor durabilidad, al tratarse de materiales reciclados.

Si bien es cierto que ya se ve el inicio del mundo de las carreteras de plástico, aun tendremos que tardar unos años en ver cómo este material reemplaza por completo al asfalto.

En el blog de Saúl Ameliach podemos encontrar muchas de estas iniciativas, relacionadas con el mundo de la petroquímica y con las nuevas tecnologías, que suponen un avance en nuestros tiempos, aprovechando un recurso tan valioso como el petróleo.

Dar una salida sostenible y adecuada a las nuevas necesidades es una necesidad de la vida de hoy en día, y con iniciativas tecnológicas y ecológicas, se puede ayudar a vivir en un mundo mejor y con mayor calidad de vida.

 

Fuente: DConstrucción

Saul Ameliach Orta

Saúl Ameliach nació en Valencia Estado Carabobo - Venezuela el 19 de marzo De 1968, específicamente en la parroquia San José. Toda su infancia y adolescencia transcurrió en esta ciudad, donde realizó sus estudios de primaria y secundaria en el Colegio Don Bosco de Valencia. Saúl Ameliach a los 17 años entró a la Universidad Tecnológica del Centro (UNITEC) ubicada en la ciudad de Guacara en el estado Carabobo, allí obtuvo en el año 1988 el título de Técnico Superior en Información y luego dos años mas tardes a la edad de 22 años alcanzó el título de Ingeniero en Información. Realizó un postgrado en la Universidad Santa María, donde obtuvo el título de especialista en finanzas en el año 1994.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *