La impresión 3D avanza hacia nuevas áreas

Uno de los campos en los que ha presentado más avances es la construcción, la impresión 3D

Impulsada por el avance tecnológico, la impresión 3D avanza hacia nuevas áreas de aplicación para optimizar procesos. Conforme gana eficiencia y accesibilidad, las empresas comienzan a emplearla para la fabricación en diversos rubros.

Para construir casas

Recientemente, dos ingenieros civiles y uno electromecánico egresados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) pusieron en marcha un emprendimiento para construir viviendas in situ con una impresora 3D. El desarrollo apunta a profundizar la migración de formas de construcción para reducir tiempos y costos.

En el mercado ya hay desarrollos privados similares, como el de una firma china que se dedica a fabricar pequeñas viviendas o módulos trasladables; otro ejemplo es el de una empresa rusa. En este caso, el proyecto fue consolidado en la Incubadora de Empresas de la UNC.

La impresora 3D diseñada por José Luperi, Franco Sabbatini y Franco Soffietti tiene una planta circular de 12 metros de diámetro, tamaño suficiente para construir una casa de dos dormitorios (unos 60 metros cuadrados), aunque sus creadores aclaran que aún están lejos de poder construir toda una casa de esa manera: la terminación e instalaciones tienen que realizarse con los métodos tradicionales. Su funcionamiento se basa en un brazo robótico con una columna central, alrededor de la cual se levanta la edificación; luego, se la retira por una abertura. La máquina es alimentada por una mezcla especial (similar al revoque).

La idea surgió cuando, trabajando en impresión 3D, detectaron su uso en la construcción y resolvieron aplicarlo en el ámbito local. La clave del desarrollo es que es transportable, lo que permitirá levantar la vivienda en el terreno definitivo. Una de las ventajas es que se puede seguir cualquier plano arquitectónico; el diseño es flexible, en lugar de un sistema de encofrados fijos o de módulos: las instrucciones se cargan y se modifican mediante el software y se elige lo que se quiere hacer.

En construcción de edificios

Un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) desarrolló un robot capaz de “imprimir” edificaciones completas utilizando los materiales ubicados a su alrededor. El objetivo es que la máquina pueda construir estructuras en cualquier ambiente, tanto en la Tierra como en otro planeta.

Este proyecto tecnológico enfocado en actividades propias de la ingeniería civil es conocido como Digital Construction Platform (DCP, por sus siglas en inglés). El objetivo es que este robot pueda adaptarse a cualquier ambiente y utilice los materiales (incluyendo tierra y polvo) a su alcance para construir las edificaciones.

Hoy, el DCP es capaz de levantar una fracción de un domo de 15 metros de diámetro y 3,6 metros de altura empleando sólo 14 horas de trabajo.

El mecanismo está conformado por un brazo robotizado que desplaza los elementos de la edificación, además de una pala que utiliza tanto para acondicionar la superficie donde se va a levantar la estructura como para acopiar los materiales que va necesitando. La idea es que este sistema de impresión 3D pueda sustituir en gran parte a las técnicas de construcción tradicionales.

Según el ingeniero Steven Keating, uno de los coautores del proyecto, el DCP podría fabricar la estructura base fundamental que luego sería rellenada con mezcla de hormigón, tarea que hoy los constructores realizan con moldes de madera o metal. Por otra parte, este tipo de robots también podrían convertirse en un sistema revolucionario para la exploración en el espacio.

Finalmente, agencias como la NASA y la ESA, países como Rusia y China y compañías como SpaceX tienen proyectos para instalar a los primeros seres humanos en Marte y la Luna. Esto conlleva, entre tantas labores, acondicionar entornos para que puedan sobrevivir allí, una tarea apropiada para tecnologías como la del DCP.

 

Fuente: DConstrucción

Saul Ameliach Orta

Saúl Ameliach nació en Valencia Estado Carabobo - Venezuela el 19 de marzo De 1968, específicamente en la parroquia San José. Toda su infancia y adolescencia transcurrió en esta ciudad, donde realizó sus estudios de primaria y secundaria en el Colegio Don Bosco de Valencia. Saúl Ameliach a los 17 años entró a la Universidad Tecnológica del Centro (UNITEC) ubicada en la ciudad de Guacara en el estado Carabobo, allí obtuvo en el año 1988 el título de Técnico Superior en Información y luego dos años mas tardes a la edad de 22 años alcanzó el título de Ingeniero en Información. Realizó un postgrado en la Universidad Santa María, donde obtuvo el título de especialista en finanzas en el año 1994.

Un comentario sobre “La impresión 3D avanza hacia nuevas áreas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traducir »